Homenaje a Jacques Delors

Nuestros cuerpos

27 marzo 2024


por miembros de la AJM

Homenaje a Jacques Delors

par Bruno Vever

Homenaje

Jacques Delors resumió todo su planteamiento europeo en una sola frase: "competencia que estimula, cooperación que refuerza, solidaridad que une".
Tres recuerdos me vienen a la memoria de esta perfecta coherencia en el corazón de sus acciones.

Competencia que estimula

En 1981, cuando François Mitterrand intentó una política económica a contracorriente de todos nuestros socios europeos, yo llevaba dos años como joven delegado permanente del CNPF, representando a nuestras empresas en Bruselas, hasta entonces olvidada y convertida de la noche a la mañana en el último bastión de nuestras libertades. La nacionalización de grandes empresas y bancos iba acompañada de la imposición de un control de cambios opresivo. Ante el inevitable deterioro del comercio exterior, el gobierno intentó "reconquistar el mercado interior" en oposición al mercado común y al SME. Sus sirenas ilusorias perturbaron y fracturaron la unidad de nuestros miembros.

Frente a estas divisiones internas, decidí, a pesar de las presiones y los riesgos, jugar la carta europea a fondo y apoyar a la Comisión en todos sus contrafuegos. Esto me convirtió en un aliado objetivo de Jacques Delors, un realista que intentaba, como Ministro de Hacienda, limitar los excesos y los daños. Al final de dos años peligrosos, François-Xavier Ortoli, Vicepresidente de la Comisión, me dijo que nuestra resistencia había dado sus frutos: "Ayer vi a Delors, Francia está entrando en razón y vamos a ayudar al hijo pródigo a volver". Para ello, Delors había puesto en juego su dimisión, convencido de que ningún progreso es sostenible sin competencia.

Cooperación que refuerza

Cuando Jacques Delors se convirtió en Presidente designado de la Comisión Europea en 1984, se escapó de su ayuntamiento de Clichy para hacer más contactos. En la UNICE, predecesora de BusinessEurope, le apoyamos en sus esfuerzos por convertir la competencia que había experimentado como ministro en la fuerza motriz de un mercado interior europeo sin trabas, garantía de una recuperación sin retorno. Con nuestras prioridades en consonancia con las suyas, lanzó su programa de mercado único en 1992, preludio de Maastricht y el euro.

El Reino Unido intentó (¡ya!) oponerse amenazando con boicotear la conferencia, preludio del Acta Única y del abandono de la unanimidad que temía. Pero el CBI británico, cuyo fax compartía en Bruselas, consiguió hacer cambiar de opinión a Margaret Thatcher, ¡todo un logro! En cuanto a nuestros miembros, incluso los que se comprometieron en 1981 en la falaz reconquista del mercado interior se convirtieron milagrosamente a ciclos de preparación para 1992, contribuyendo así a que mi guía práctica del mercado único se convirtiera en un bestseller que reforzó enormemente mi credibilidad, ¡incluso en el sector bancario! Gracias una vez más, Jacques Delors, ¡y tanto más cuanto que este programa me permitió, durante ocho años, salir todos los meses a comprobar su evolución en todos los Estados miembros, al frente del Observatorio del Mercado Único del Comité Económico y Social Europeo!

Solidaridad que une

Antiguo consejero social del Primer Ministro Chaban-Delmas en 1969 y afiliado a los sindicatos reformistas, Jacques Delors tenía una vena social y no quería un mercado único europeo sin ella. Pero como hombre de diálogo, se declaró dispuesto a dar prioridad a los interlocutores sociales antes que a cualquier intervención del Consejo y del Parlamento Europeo. Y del mismo modo que la CBI había convencido a Margaret Thatcher de las ventajas del mercado único, nosotros tuvimos que convencer a la CBI de las ventajas del diálogo social. Y no era para menos. Correspondió a François Perigot, Presidente de la UNICE tras haber sido Presidente del CNPF, conseguir, al final de una montaña rusa, acordar una mayoría para abrir las negociaciones y la unanimidad para concluirlas, a estas alturas difíciles de bloquear en solitario frente a los demás.

Zygmunt Tyszkiewicz, Secretario General de la UNICE, un gran europeo como François Perigot, ambos tristemente fallecidos hace poco, tuvo la tarea de dirigir la delegación de la UNICE durante estas negociaciones. Lo hizo con franqueza, pero también con firmeza. Aún recuerdo a Jacques Delors reprochándome al principio, no sin acritud, esta firmeza: "Está demasiado cerca de la pérfida Albión", me dijo. Tyszkiewicz era un niño polaco que se refugió en Inglaterra en 1939 a la edad de cinco años y fue educado en una tradición puramente británica, pero no por ello dejaba de ser un auténtico europeo. Así que le respondí: "Mejor un interlocutor difícil pero fiable que un agente doble que te traicionará". Jacques Delors, cristiano declarado, concluyó bromeando: "¡Dieu vous entende! Su deseo se cumplió, porque de este diálogo social nacieron numerosos acuerdos contractuales europeos, confirmados en otras tantas directivas.

Fe que sacude las cosas

Para terminar, un último relato de lo que fue el verdadero secreto de su éxito, que necesitamos redescubrir urgentemente con la guerra de nuevo a las puertas de Europa: ¡la fe que sacude las cosas! Acompañando un día a François Perigot a casa de Jacques Delors, tuvimos que esperar una buena hora. De repente, para nuestra sorpresa, la puerta se abrió y apareció Helmut Kohl, que había venido a negociar el "día después" de la caída del Muro de Berlín. Al presentarnos al Canciller, Jacques Delors añadió, juntando las manos: "¡Espero que la caída de los muros inspire, y por tanto agite, el diálogo social! Habiendo hecho yo mismo un año de servicio militar frente al Muro de Berlín, punto de fractura de los antagonismos de una Europa dividida, antes de trasladarme a Bruselas, punto de fractura de los antagonismos entre capitales, empresas e interlocutores sociales, me oí responder: "In Brüssel wie in Berlin, Ende gut, alles gut". Y todos nos reímos a carcajadas. Así pues, por este mejor recuerdo de mi vida europea, y por haber tendido tantos puentes donde hasta entonces sólo había conocido muros: ¡Gracias Jacques Delors!

par Henri Malosse

Homenaje

Jacques Delors : Un gran europeo que supo escuchar y ser benévolo

Tengo un recuerdo muy especial y personal de Jacques Delors que me gustaría compartir, porque me parece que demostró unas cualidades cada vez más raras en los grandes dirigentes de hoy: la escucha y la benevolencia.

Les ruego disculpen la falta de modestia que puedan detectar en esta anécdota. Pero, en realidad, aunque yo sea un humilde protagonista, creo que esta historia debe atribuirse únicamente al Hombre del "contrato social".

Tuve la suerte de conocer a Jacques Delors por primera vez en París, en otoño de 1984, cuando ya había sido nombrado Presidente de la Comisión Europea pero aún no había tomado posesión de su cargo. Por aquel entonces, yo era el Representante Permanente ante las Instituciones Europeas en Bruselas de la Asamblea Permanente de Cámaras de Comercio e Industria (APCCI).[1]Su presidente era el alsaciano Pierre Netter, que, cuando dirigía el Centre des Jeunes Dirigeants, había entablado amistad con el entonces consejero del Primer Ministro Jacques Chaban-Delmas.

Debido a esta relación con Pierre Netter, basada en la estima y el respeto, Jacques Delors acudió a nuestras oficinas de la Avenue d'Iéna, invitado por nosotros, para un almuerzo al que asistió su futuro Director de Gabinete, Pascal Lamy.

Estas reuniones se repitieron varias veces más tarde en Bruselas, en el Berlaymont. Cada vez que el Presidente Netter venía a visitar nuestra Delegación y a reunirse con dirigentes europeos, éramos invitados a la mesa del Presidente de la Comisión Europea. Tuve la suerte de conocer a Jacques Delors en varias ocasiones durante sus dos mandatos al frente del Ejecutivo. Recuerdo también una larga conversación sobre Polonia y los Balcanes, justo cuando caía el Telón de Acero. Naturalmente, nos encontramos después.

Pero tengo un recuerdo particular del almuerzo de París. Fue nuestro Director General, el Prefecto Laurent Chazal, quien dirigió los debates de la mesa. Sucedía que, aunque Jacques Delors había estado muy familiarizado con el mundo de la Unión Europea gracias a su paso por el Parlamento Europeo durante casi dos años, donde había captado muy rápidamente todas las cuestiones en juego, posteriormente se había distanciado un poco de él con sus funciones ministeriales. Yo era el único en la mesa, a pesar de mi corta edad (apenas treinta años), que tenía experiencia cotidiana del arcano funcionamiento de la UE, en el que ya llevaba trabajando casi seis años. Jacques Delors se tomó el tiempo de preguntarme por mis motivos para trasladarme a Bruselas, mis expectativas y mis esperanzas. Inmediatamente sentí una mirada benévola, divertida e incluso cálida, que me animó a abrirle mi corazón y contarle mi pasión por la integración europea.

En aquella época, Jacques Delors estaba presionado por los británicos y los grandes industriales para crear el mercado único (lo que hizo con el Acta Única Europea y el "objetivo de 1992"), pero también consideraba que el futuro mercado único debía ser contrarrestado por una política de recuperación económica y social para las regiones cuyo desarrollo estaba retrasado y en favor de los grupos menos favorecidos..... Como dijo un poco más tarde " No puedes enamorarte de un gran mercado ". No dudé en subrayar la importancia de implicar a los agentes económicos, como las CCI, muy representativas del tejido de las PYME locales, para apoyar la recuperación económica de las zonas favorecidas, formar a los jóvenes mediante el aprendizaje y la formación profesional, y mencioné también el interés de organizar intercambios de estudiantes a escala europea para "hacer europeos". Critiqué abiertamente la forma en que el Estado francés se había apropiado de los escasos fondos europeos de desarrollo regional para que le reembolsaran los créditos concedidos para mejorar la red viaria bretona o de Auvernia. De hecho, hasta 1984 estaba prohibido mencionar el origen europeo de esos fondos, cosa que nuestra Delegación de Cámaras de Comercio e Industria francesas no dudó en hacer... Para mi gran sorpresa, Jacques Delors, que acababa de dejar su cargo de Ministro de Economía y Hacienda, dio sonriente su bendición a nuestro acto de transparencia.

No pretendo creer que nuestras conversaciones en París hayan influido mucho en la aplicación de la política de cohesión o del programa ERASMUS, pero lo que más me impresionó fue la gran humildad de aquel hombre, la gran consideración que tenía por la institución que representábamos, las Cámaras de Comercio e Industria, su gran respeto por Pierre Netter y Laurent Chazal, pero también la asombrosa benevolencia que me demostró. Había venido a escuchar, no a escucharse hablar, como tantos políticos que invitan a su mesa a cortesanos, esperando admiración y esperando cumplidos.

Jacques Delors era esperado en Bruselas con mucho recelo por su compromiso socialista y su participación en el primer gobierno de François Mitterrand, el gobierno de las nacionalizaciones. Demostró ser un Presidente excepcional, que poseía a la vez la capacidad de diálogo y la capacidad de escucha que se requieren de alguien que debe unir a los europeos, pero también la firme determinación de no ceder nunca cuando los intereses de Europa lo exigían. Para mí, éstas son las cualidades de un verdadero hombre de Estado que posee este autodidacta de familia modesta, católico discreto pero ferviente, que seguirá siendo, estoy seguro, uno de los grandes franceses de Europa, a la altura de Jean Monnet o Robert Schuman.

[1] APCCI: ahora CCI Francia

par Philippe Laurette

Homenaje

Quería complementar las excelentes contribuciones de Henri Malosse y Bruno Vever.

No era amigo íntimo de Jacques Delors ni formaba parte de su círculo íntimo, pero tuve el placer de conocerle y hablar con él, por ejemplo en la Maison de Jean Monnet, en la convención del Movimiento Europeo de Lille y en la Fundación Jean Monnet de Lausana. También tuve la oportunidad de escucharle muchas veces. También vi a menudo a miembros de su equipo en París, Bruselas y Estrasburgo.

No voy a repasar su trayectoria como gran europeo, pero intentaré explicar en pocas frases por qué hay nostalgia de Delors en las instituciones europeas, en muchas capitales y en la opinión pública francesa.

Jacques Delors poseía muchas cualidades consideradas demasiado raras en Francia.

Era :

  • al servicio de un proyecto: la construcción de Europa, y no al servicio de un plan de carrera personal. Su persona le importaba poco. No será candidato a la presidencia de la República a pesar de las opiniones favorables.
  • humilde, honesto, sincero y respetaba sus compromisos
  • abierto al debate y al intercambio, y lo contrario de un sectarismo
  • concienzudo y trabajador
  • sencilla y decidida

No era para él:

  • interlocutores privilegiados en comparación con los demás.
  • países grandes o pequeños.

No trabajaba solo.

Lo sabía:

  • rodearse de un equipo diverso y eficaz de personas de gran calidad, que, como los colegas de Jean Monnet, no contaban su tiempo
  • estar en contacto permanente con una amplia red de la sociedad civil: asociaciones, interlocutores sociales, intelectuales, círculos cristianos, ....

Se le respetaba por todo ello y sí, echamos de menos a Jacques Delors.

...
Volver al principio
es_ESES