La Unión Europea debe volver a ser popular.

Henri Malosse

Noticias

8 de septiembre de 2021


Es gratificante que los Estados miembros de la UE hayan convocado una conferencia sobre el Futuro de Europa que celebró su primera reunión plenaria el 19 de junio, más de veinte años después de la Convención sobre el Futuro de Europa que dio lugar a un futuro Tratado Constitucional, abortado como sabemos tras la
votos negativos de los ciudadanos holandeses y franceses.
Pero la realidad es que desde este fracaso, la UE ha ido acumulando votos negativos, como hemos visto con los referendos de Irlanda, Dinamarca, Grecia u Holanda, pero sobre todo con el inesperado voto a favor del BREXIT.
El BREXIT marca la primera salida de un Estado importante en la construcción de Europa, el Reino Unido, país al que Jean Monnet estaba tan unido que fue él quien elaboró un proyecto de fusión con Francia durante la debacle de junio de 1940. No fue hasta la salida del general De Gaulle de la escena política francesa cuando el Reino Unido, reacio a cualquier idea de puesta en común de los recursos europeos, se puso finalmente detrás de la bandera de las barras y estrellas de Europa. Jean Monnet se alegró públicamente.

Aprender de nuestros fracasos:

La salida del Reino Unido, tras una votación popular, es un trauma del que debemos aprender. La clásica explicación de Bruselas sobre la manipulación de la opinión pública en Inglaterra por parte de los populistas y la prensa antieuropea no es suficiente para explicar este resultado. También es muy inquietante constatar que fueron las clases trabajadoras, los barrios y las ciudades menos acomodadas las que votaron a favor de la salida de la UE, ¡las mismas personas que Jean Monnet y Robert Schuman querían movilizar a favor de la construcción europea que les traería paz, prosperidad y progreso social!

La lección que podemos aprender de este fiasco es que la distancia entre las instituciones y la gente, y en particular los más pobres, es dramática.

Por lo tanto, es esencial que, en esta conferencia sobre el futuro de Europa, saquemos las lecciones correctas y reales del BREXIT, ¡no las que nos gustan y nos convienen!

Por lo tanto, debemos recuperar la confianza de los ciudadanos, y en particular la de la clase trabajadora.


Es positivo que los miembros del Comité Ejecutivo de la Conferencia hayan anunciado que prestarán la máxima atención a las opiniones que los ciudadanos y la sociedad civil expresen, tanto a través de una plataforma abierta a las sugerencias de todos como a través de paneles de ciudadanos.


Sin embargo, insisto en que los paneles de ciudadanos deben reflejar toda la diversidad de opiniones europeas y, sobre todo, no deben limitarse a los "sospechosos habituales", personas de habla inglesa acostumbradas a los pasillos de Bruselas y Estrasburgo. Los primeros indicios que tenemos al respecto no son muy alentadores.
También será fundamental que los puntos de vista, sugerencias y opiniones presentados en la plataforma y por los paneles de ciudadanos no sean tratados de forma anecdótica, sino que sean considerados seriamente por la Conferencia.

También sería deseable que no hubiera sectarismo en la consideración de las opiniones de los ciudadanos. No hay que rechazar todas las críticas por principio, como lamentablemente hace la Comisión de Bruselas con demasiada frecuencia. Si sectores enteros de nuestras sociedades se han distanciado no de la idea europea, sino de las instituciones europeas, es porque se ha desarrollado la idea de una Bruselas que sólo vela por los intereses de los ricos y las élites.


Debemos demostrar que vamos a escuchar al pueblo.

Esta oportunidad única de consultar a la opinión pública no debe considerarse como un truco: los resultados esperados de la Conferencia, en la primavera de 2022, deben reflejar las expectativas de los ciudadanos europeos, ¡y no sólo las proyecciones de las instituciones o de las élites que viven en el microcosmos europeo!

Los trabajos de la Conferencia deberían centrarse en dos cuestiones principales: ¿qué tipo de Europa queremos y qué nuevas políticas comunes debería tener Europa?

En cuanto a la primera pregunta, "¿Qué tipo de Europa queremos?", me gustaría referirme a una famosa cita de Jean Monnet, en sus Memorias, que decía: "No estamos uniendo Estados, estamos uniendo personas"..


Esta frase es muy simbólica del pensamiento de los Fundadores, acosados como estaban por el riesgo de un retorno de los egoísmos nacionales. Es evidente que, desde hace casi treinta años, la construcción de Europa se desliza lentamente hacia un tablero de Estados coaligados. Un ejemplo es el creciente número de reuniones del Consejo Europeo, una institución que no existía al principio y que se ha hecho omnipresente en los últimos años. Desde el inicio de la pandemia de COVID se han celebrado 17 Consejos Europeos, 19 de los cuales se han dedicado principal o exclusivamente a este tema. En el momento de su creación en 1974, que Jean Monnet había acogido con satisfacción, debían celebrarse tres Consejos Europeos "para profundizar en la cooperación política", luego cuatro según el Tratado de "Lisboa", ... hoy en día se celebran más de diez Consejos al año, a menudo con órdenes del día que van mucho más allá del impulso y la definición de las orientaciones y prioridades políticas generales previstas en el artículo 15 del Tratado...

Si los Consejos Europeos debían marcar el rumbo, se han convertido en el lugar donde se decide casi todo, desde las decisiones presupuestarias hasta las compras colectivas de vacunas, desde los acuerdos comerciales con terceros países hasta las relaciones con los regímenes autoritarios de Turquía, Rusia o China. ¿Es correcto?
¿Multiplicando las reuniones de jefes de Estado y de gobierno, donde se forman alianzas y coaliciones y donde chocan las lógicas nacionales, que vamos a "unir a las mujeres y a los hombres"? El Consejo Europeo se ha convertido así en una junta de Estados coaligados.

Por el contrario, creemos que, para que el impulso provenga más de los ciudadanos, el Parlamento Europeo, que los representa a través de sus diputados, debe ejercer más claramente las funciones de control político que le asigna el Tratado y debe implicarse más en la iniciativa de leyes y programas de acción.
Creemos también que el mecanismo de la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) debería enmarcarse mejor y profundizarse para convertirlo en un instrumento permanente que dé a los ciudadanos la posibilidad de desempeñar un papel concreto, junto al Parlamento, en el impulso de las acciones de la Unión.

Sin dar a los ciudadanos la oportunidad de participar en el proyecto europeo, una especie de negación de la democracia, ¡estamos de hecho debilitando los cimientos de nuestra Unión! Es un error creer que sólo una élite bien informada puede guiar el proyecto europeo. En francés hablamos con razón de "bon sens populaire".

Unir a mujeres y hombres

La Conferencia sobre el Futuro de Europa debería ser muy consciente de que los proyectos que afectan más directamente a la vida cotidiana de los europeos, como el programa de intercambio de estudiantes ERASMUS, son los que cuentan con mayor apoyo entre los ciudadanos europeos: las encuestas del Eurobarómetro así lo demuestran. Estos programas también cuentan con el apoyo unánime de las fuerzas políticas.

Creemos que la cuestión de la unión de mujeres y hombres debe volver a ser la prioridad número uno de la Unión, desarrollando los intercambios de jóvenes más allá de los estudiantes, hacia los estudiantes de secundaria, los aprendices, los jóvenes en busca de empleo, los jóvenes con dificultades y las personas mayores.
La UE también podría reinvertir en el abandonado campo de los hermanamientos entre ciudades europeas, barrios, asociaciones, sindicatos de trabajadores o profesionales, asociaciones de comerciantes, etc. Hemos olvidado que la reconciliación franco-alemana se logró tanto con visitas de grupos folclóricos, bandas de música y asociaciones de petanca como en el patio del Elíseo.

Volver al método Monnet

En cuanto a la segunda cuestión de la Conferencia, "qué nuevas políticas llevar a cabo juntos", conviene recordar que el método comunitario, también conocido como "método Monnet", ha llevado a Europa a sus éxitos actuales, en materia de mercado interior o de política agrícola, mientras que todos los demás métodos que se han ensayado desde entonces, desde el puramente intergubernamental hasta las fórmulas mixtas y el "método abierto de coordinación", sólo han cosechado éxitos desiguales o fracasos patentes.

Adaptar el "método Monnet" a nuestra época es factible: significa 1° identificar un bien común o un reto común que hay que abordar juntos, 2° analizar bien las vías y los medios para tener más éxito juntos en la superación de los retos y hacer las necesarias transferencias de soberanía al nivel europeo, 3° confiar la puesta en práctica a un equipo independiente y competente, bajo el control de los Estados y de los ciudadanos (a través del Consejo de Ministros y del Parlamento Europeo). Este equipo independiente y competente no debería estar permanentemente enfrentado a los intereses nacionales y a las presiones políticas, como ocurre actualmente.

Logros concretos

Una idea clave de Monnet, junto con la de su famoso método, era la de las realizaciones concretas.

Por último, y sobre todo, debemos identificar logros concretos que hagan que los ciudadanos, especialmente los de las zonas rurales y los barrios con dificultades, se sientan más conscientes de lo que Europa puede aportarles, y así podremos desarrollar una identidad europea que, hoy en día, aparte de algunos privilegiados como los estudiantes de Erasmus, sólo existe de forma muy difusa entre la mayoría de los ciudadanos.

Pensemos en temas concretos relacionados con la actualidad.

¿Por qué no imaginar hoy, por ejemplo, tras los catastróficos incendios que han asolado Grecia este verano, la creación para el verano de 2022 o 2023 de un verdadero cuerpo europeo de protección civil contra incendios con mando y medios propios (2000 mujeres/hombres como mínimo) con, en particular, una flota aeronaval europea? El actual sistema de coordinación europeo es muy inadecuado y deficiente. Los Canadairs italianos con base en Pisa tardaron tres días en llegar a la Córcega incendiada en 2018, a 80 km de distancia, y llegaron demasiado tarde para salvar casas, rediles, rebaños y cientos de hectáreas de hermoso bosque mediterráneo. ¡De hecho, el sistema actual prevé la consulta a los gobiernos nacionales, la Comisión de Bruselas y las Representaciones Permanentes de los Estados! 3 días perdidos y equipos poco acostumbrados a trabajar juntos a pesar de los raros ejercicios conjuntos.

Hace casi 10 años, Michel Barnier ya hizo una propuesta en este sentido al entonces presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso. Este principio también se propuso en un dictamen del Comité Económico y Social Europeo en la misma época. ¡Los informes se han quedado en el armario!

Ante todos estos nuevos retos a los que se enfrentan las sociedades europeas, y en particular el cambio climático y los nuevos riesgos para la salud, el uso del método Monnet y las realizaciones concretas hablarán más a los ciudadanos que los buenos discursos sobre geopolítica o filosofía.

Un método Monnet modernizado, aplicado a ámbitos que tocan la vida de los ciudadanos y en los que será fácil demostrar su eficacia, podrá coexistir perfectamente con la institucionalización del Consejo Europeo para tratar temas más complejos como la defensa y la política exterior.

Sin embargo, también habrá que abordar la cuestión de la definición y el alcance del "equipo independiente y competente", ya que a lo largo de los años la Comisión Europea se ha politizado mucho, se han creado numerosas agencias que mezclan los métodos comunitarios e intergubernamentales sin mucha claridad, y el papel de los consultores externos ha aumentado considerablemente, con el riesgo de provocar conflictos de intereses. El resultado es una gran confusión para los ciudadanos y la impresión de que "en Bruselas gobierna una estructura opaca y burocrática".

El papel de los lobbies presentes en Bruselas, en particular los de las multinacionales, se denuncia a menudo y con razón. La Conferencia sobre el Futuro de Europa no debe desviar la atención de este verdadero problema.
Siempre he protestado, especialmente en mi calidad de Presidente de la institución de la sociedad civil europea, el Comité Económico y Social Europeo (CESE), contra los peligros de la burocratización y de una Europa demasiado elitista.


Es hora de redescubrir las raíces del proyecto europeo, que residen en el apoyo de los ciudadanos a ideas muy sencillas y realizaciones muy concretas.

Si la Conferencia sobre el Futuro de Europa aborda estos puntos y nos envía un borrador, supondrá una verdadera contribución al futuro de nuestra Unión. Si sigue siendo superficial, técnica, sin sentido, legal e incomprensible para el ciudadano medio, será otro "tiro al aire".


Jean Monnet, que no había podido aprobar el bachillerato y había dejado la escuela a los 16 años, solía hacer que su chófer leyera en voz alta todos los textos escritos por sus colaboradores para su proyecto europeo. Si el conductor no entendía el significado, le pedía que lo reescribiera en un idioma que todos pudieran entender.


Este es el camino que queremos seguir a partir de ahora en la Asociación Jean Monnet: ¡devolver al proyecto europeo su dimensión popular para construir unos Estados Unidos de Europa!

BOLETÍN DE LA ACADEMIA DE YUST No. 8 Septiembre 2021

Volver al principio