La protección civil, la nueva frontera de la integración europea

Henri Malosse

Noticias

14 de abril de 2022


La impactante imagen de miles, decenas de miles, millones de refugiados ucranianos, principalmente mujeres, niños y ancianos, abarrotando las fronteras de Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía y Moldavia en marzo de 2022 tenía un cierto aire de déjà vu. Deja vu de las películas y los noticiarios de la Segunda Guerra Mundial, pero también de las guerras en Yugoslavia en los años 90 y más recientemente en Irak, Afganistán, Siria o Yemen.

Todos estos horrores nos perturban. Pero son aún más inquietantes cuando afectan al territorio del continente europeo y, más concretamente, a las fronteras de la Unión Europea. A todos nos ha sorprendido la extraordinaria solidaridad de los ciudadanos europeos, especialmente de los países vecinos de Ucrania. Pero, al menos al principio, este gran exilio de refugiados que huyen de los horrores de la guerra se desarrolló en una cierta confusión, haciendo recaer todo el peso sobre las autoridades, las asociaciones y los ciudadanos de Polonia, Eslovaquia, Hungría y Rumanía. La Unión Europea estuvo muy ausente, aparte de la ayuda de emergencia que no llegó inmediatamente.

La ausencia de un cuerpo europeo de protección civil capaz de intervenir inmediatamente se hizo sentir. Podría haber actuado allí donde las autoridades nacionales y las iniciativas individuales tardaron en reaccionar.

La idea de un cuerpo europeo de protección civil es una vieja serpiente de mar que el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ya tenía en mente hace quince años cuando encargó a Michel Barnier un informe sobre el tema. Al mismo tiempo, el Comité Económico y Social Europeo, en un dictamen de iniciativa, ya lo recomendó como uno de los medios para reforzar el sentimiento de pertenencia a la Comunidad Europea de los ciudadanos de la Unión.

Desde el otoño de 2021, la Asociación Jean Monnet ha tomado la antorcha de una iniciativa europea para la creación de un cuerpo europeo de protección civil. Nosotros, que somos los herederos de las ideas del padre fundador de la Europa actual, Jean Monnet, creemos que es a través de logros concretos que mejorarán la vida cotidiana de los ciudadanos europeos como podremos avanzar, paso a paso, hacia unos Estados Unidos de Europa.

Antes de que los trágicos sucesos de Europa del Este despertaran nuestros temores y nuestras conciencias, también teníamos presente el tema de las catástrofes naturales, los incendios forestales y las inundaciones, que, por desgracia, se multiplican año tras año con el cambio climático

En cuanto a los incendios forestales, la Asociación Jean Monnet ha señalado que ningún Estado miembro dispone de medios aéreos suficientes para luchar contra varios incendios simultáneamente en su territorio. Por tanto, es necesario recurrir a otros vecinos europeos, como han hecho recientemente Grecia, Portugal y también Francia. ¡Pero qué pérdida de tiempo! Existe un mecanismo de cooperación europeo, pero nunca interviene antes de 36 horas como mínimo, lo que suele ser tarde cuando están en peligro vidas, hogares, hermosos bosques y paisajes. Las flotas de aviones especializados están envejeciendo y Europa también podría lanzar un programa de inversión para renovarlas.



Por eso, con su compromiso con este proyecto, la Asociación Jean Monnet quiere reunir a los actores de la protección civil, a los parlamentarios europeos y a los representantes de otras instituciones, industrias y asociaciones europeas para elaborar una "hoja de ruta" que permita avanzar hacia unos cuerpos de protección civil europeos que respondan juntos de forma más eficaz y solidaria a los grandes retos a los que nos enfrentamos, en particular las guerras y las consecuencias del calentamiento global,

Compuestos por los equipos existentes en nuestros estados y regiones, pero complementados por voluntarios y profesionales europeos, con equipos adquiridos por la UE, los equipos de intervención rápida podrían situarse en lugares estratégicos para una intervención rápida,

Así, la AJM recoge con humildad pero con decisión la antorcha del gran Jean Monnet, que dijo al gran Robert Schuman en su declaración al Parlamento francés el 9 de mayo de 1950 que : Europa no se construirá de una vez, ni se construirá en su conjunto: se construirá a través de realizaciones concretas que creen primero una solidaridad de hecho. Todos y cada uno de nosotros podemos contribuir a un edificio que no se construirá en un día. Nuestra Asociación quiere estar en el centro de este renacimiento de Europa mediante acciones concretas.

Volver al principio