Europa 2021: ¿una búsqueda obligada del tiempo perdido?

Bruno Véver

Noticias

10 de marzo de 2021


Europa habrá comenzado el año 2021 marcada durante mucho tiempo por profundos cambios. Ya no podrá escapar, después de haberlas pospuesto si no olvidado durante tanto tiempo, de las reformas radicales para asumir todas las consecuencias.

Adiós a Gran Bretaña

El primer cambio fue también el más esperado. Después de una agotadora y opaca negociación, el Reino Unido finalmente abandonó la Unión Europea, infligiendo su propio conjunto de tensiones secesionistas en el proceso.
La Unión Europea, por su parte, habrá dado muestras de una solidaridad inquebrantable en este divorcio, en el que muchos temían divisiones o, lo que es peor, efectos dominó. Esta salida británica afecta sin duda al peso específico de la Unión Europea. Pero tiene el mérito de dejar las cosas claras: no se puede impunemente querer tener el pastel y comérselo también mientras se bloquea la renovación de la cremería...

Urge revisar Maastricht

Esta aclaración llega en el mejor momento posible. Pues el otro cambio, el que ya no se esperaba, fue el levantamiento, tras un improbable virus, de los otros candados que bloqueaban esta renovación. Así, para evitar que la economía se hunda bajo el peso de una recesión histórica (menos 8% en 2020 tanto para la UE como para Francia), el Banco Central Europeo revisó las amarras de Maastricht a su manera, barriendo los prejuicios del Tribunal Constitucional de Karlsruhe. En la actualidad, la Comisión Europea está dispuesta a invertir 1.300.000 millones de euros, es decir, diez veces el presupuesto anual de la UE, en la compra de bonos y en inyecciones de liquidez, sin preocuparse demasiado por las interpretaciones de los tratados.

La Unión Europea no iba a ser menos, rompiendo a su vez los códigos de Maastricht, la crisis ha dejado irreconocible a la canciller Merkel hasta el punto de ser la primera en morder la fruta prohibida agitada por Macron, el proyecto de préstamo solidario que durante tanto tiempo había permanecido en el punto de mira de una línea Sigfrido que protegía sus intereses además de su virtud. Al Presidente de la Comisión, un compatriota contaminado por la transgresión, sólo le quedaba aumentar la herejía a 750.000 millones. Más acostumbrados a pelearse por unos pocos millones que por tantos miles de millones, los 27 acabaron sin embargo ratificándolo más o menos al final de una maratón de media semana, en la madrugada del 21 de julio de 2020, que pasará a los anales de la Unión como su "noche del 4 de agosto".

Nuevo trato en la alfombra estrellada

Por lo tanto, un virus habrá movido las líneas rojas de los tratados, tan diligentes en limitar los medios de convivencia a los intereses prioritarios de los Estados. Pero "la necesidad es la ley", admitieron finalmente los 27. Las bolsas habrán aprovechado todos estos retrocesos, dopadas de paraísos, aunque sean artificiales, después de haberse acercado al infierno...
¿Qué pasa ahora? Con el euro convertido en permanente a largo plazo, la solidaridad bloqueada paralelamente sin salida, los gastos comunes repentinamente superiores a los fondos no prestados, la Unión Europea se ve obligada a moverse e innovar, después de tantos años perdida en el inmovilismo y el conservadurismo...

Un presupuesto 2021-2027 con doble fondo

Sin embargo, con la desaparición del Reino Unido, los 27 no se limitan a ser fieles al uso práctico de su lengua universal. También hay un olor persistente dejado por el ausente. Tachados de frugales por unos, de tacaños por otros, varios Estados mejor situados y menos convertidos que otros se apresuraron a sacudirse los vapores de julio para resucitar en diciembre todo el espíritu del "money back" concretado por Margaret Thatcher.
Las tormentosas negociaciones de finales de 2020 sobre el presupuesto plurianual europeo 2021-2027 así lo atestiguan, restringiéndolo a 1,074 mil millones de euros (apenas revalorizado a 1,085 por el Parlamento Europeo a costa de las transferencias contables), tradicionalmente cercano a los 1% del PIB como fue el anterior presupuesto 2014-2020 de 960 mil millones.

A esto hay que añadir los 750.000 millones prestados por la Comisión, a pesar de que los 500.000 millones de subvenciones propuestos inicialmente ya habían sido reducidos a 390 por los frugales durante el maratón de julio, con préstamos revalorizados de 250 a 360 para salvar la dotación de 750.
Este préstamo incumple así por primera vez el límite máximo de 1% del PIB impuesto al presupuesto europeo. Pero esto sigue estando muy lejos de los 20% del presupuesto federal de Estados Unidos, donde la presión fiscal global es un tercio menor que la impuesta a los europeos, ¡incluso se acerca a la mitad del PIB en el caso de Francia!

Una ecuación insoluble sin innovación

A partir de 2028, los 27 tendrán que pagar cuotas conjuntas que les obligan hasta 2058. Y aunque los tipos de interés son bajos hoy en día, el préstamo tendrá que seguir pagándose en las cuentas. A algunos economistas o economistas cualificados les gusta hablar de los espejismos de la anulación de la deuda, a pesar de la desconfianza y las fracturas irreparables que ese debate crearía, rompiendo toda confianza y asegurando el fracaso no sólo de la recuperación sino de la propia Unión. Habrá que devolverlo, como señaló inmediatamente el presidente del BCE.

Algunos atemperarán la palabra oficial susurrando que será necesario dotarse de los medios necesarios para cumplir los plazos, incluso si se decidiera seguir "refinanciando" la deuda. La Comisión se ha comprometido a presentar este préstamo como no renovable, pero ¿qué nos deparará el futuro en un mundo en el que el equilibrio de poder cambia constantemente? Se dice que Jacques Chirac confió que en política las promesas sólo son vinculantes para quien las recibe. ¿Será necesariamente diferente a nivel europeo? También podemos meditar sobre François Mitterrand: hay que dar tiempo al tiempo. Y sobre todo, ¡no desperdiciemos más!

Innovar para aumentar el valor de los préstamos

Ahora que los eurobonos han pasado del reino de la ficción al de la realidad, se plantea la cuestión de su gestión óptima por parte de la Comisión. Con ello, un proyecto largamente añorado merece ser reactivado: ¿no habría que crear un "Tesoro" europeo para gestionar mejor, junto con el BCE, esta ingeniería financiera común, aunque hubiera sido más lógico pensarlo antes que después?

También es sorprendente que este préstamo europeo no se anuncie hoy a todos los ahorradores, como si debiera seguir siendo un asunto privado para los iniciados de las altas finanzas. ¿No está perdiendo la Comisión una vez más la oportunidad de acercar Europa a sus ciudadanos?
El uso del gran préstamo habría merecido un mejor debate. La redistribución de los fondos se rige actualmente por cuotas nacionales, dirigidas principalmente a los países del Sur, lo que sin duda formaba parte del acuerdo. Sin negar en absoluto este imperativo ante la crisis sanitaria, que no ha hecho más que reforzarse con las exigencias ecológicas, ¿no habría sido útil abrir el préstamo a las inversiones transeuropeas innovadoras para responder a los retrasos comunes de la integración, lo que apenas se ha hecho?

Innovar para reconstruir el presupuesto

En cualquier caso, el injerto del préstamo mayor alterará el equilibrio del presupuesto de forma muy duradera. A partir de 2027, habrá que adoptar un presupuesto 2028-2034 que integre todas las obligaciones conjuntas para el reembolso de los vencimientos a partir de 2028. Esto requerirá reformas tanto en los ingresos como en los gastos.
En cuanto a los ingresos presupuestarios, tendremos pocos años para reconstruir y aumentar los recursos propios sin aumentar la presión fiscal global de una Europa que ya es campeona del mundo. Por el contrario, nuestra competitividad y atractivo requerirán que reduzcamos esta carga mediante economías de escala, a la vez que iniciamos un acercamiento fiscal entre países, que por el momento ha quedado intacto.
Los Veintisiete ya han esbozado un calendario fiscal indicativo, centrado en particular en los plásticos, las emisiones de carbono, lo digital, las transacciones financieras y el impuesto de sociedades. La "gafa" y otros gigantes de Internet también están en el punto de mira, ya que hasta ahora han aprovechado los agujeros de nuestro sistema fiscal para enriquecerse al menor coste. Estas decisiones requerirán sin duda la unanimidad, por lo que hemos fracasado hasta ahora. Sin embargo, como todos los Estados son ahora responsables solidarios del préstamo, ¡esa unanimidad ya no será inalcanzable mañana!
En lo que respecta a los gastos, ya no será posible aplazar la comunitarización de los gastos nacionales duplicados con menor coste y mayor eficacia, aunque una integración creíble requiera recursos a la altura de la tarea: seguridad y defensa europeas, administración aduanera unificada, cuestiones comunes en materia de policía, justicia y protección civil, apoyo a las nuevas tecnologías (digital, robótica, biotecnologías, medio ambiente) Los 27 han hecho especial hincapié en la cuestión del clima, pero no se eludirán otras prioridades comunes. ¿Se decidirá finalmente crear un Instituto Presupuestario Europeo para empezar a evaluar las economías de escala, orientar los proyectos y ordenar las prioridades?

Innovar para impulsar el crecimiento

Esta reorganización del presupuesto comunitario permitiría ya apoyar significativamente el crecimiento que Europa necesita absolutamente, tanto para asumir y luego reducir su deuda en los distintos niveles como para recuperar su posición en la competencia mundial. Sin embargo, para lograrlo, tampoco se puede evitar una reorientación fundamental de cierto número de políticas comunes tal y como las lleva a cabo actualmente la Comisión Europea.

La política europea de competencia merece figurar a la cabeza de estas reformas. Frente a una globalización tan ineludible como agresiva, ya no debería tratar de disuadir, sino de favorecer la aparición y el éxito de los campeones europeos, al tiempo que apoyaría mejor la intensificación de las redes de subcontratación transnacional con las PYME.
Por lo tanto, ya es hora de aprender todas las lecciones del trágico declive de las empresas europeas en la competencia mundial de las nuevas tecnologías. A pesar de los encomiables esfuerzos de los Comisarios Davignon y Bangeman, ya en los años ochenta, por agrupar a estas empresas en torno a proyectos futuros, la ciega obstinación de la Dirección General de Competencia de la Comisión por restringir estas agrupaciones a la fase "precompetitiva" y por disuadirlas en el plano operativo e industrial, ¡habrá contribuido directamente a excluir a los europeos de los nuevos gigantes que ahora mandan en el mundo globalizado de Internet, el comercio en línea, las pantallas planas, los teléfonos inteligentes, los robots y otras herramientas conectadas, al tiempo que obliga a estos mismos europeos, en tantos casos, a vender sus propias patentes o incluso sus propias marcas a los estadounidenses, chinos, coreanos u otros!
En cuanto a la política comercial exterior común, actualmente abierta a todos los vientos, es igualmente indispensable, más allá de la búsqueda demasiado a menudo engañosa y artificial de la reciprocidad, arbitrarla a partir de ahora en función de los intereses estratégicos, tecnológicos y de seguridad prioritarios de Europa, como hacen sin ningún reparo Estados Unidos, China y los demás.

Innovar para recuperar la confianza

Más allá de todos los méritos del gran empréstito, que habrá permitido un avance tan importante como inesperado para la construcción de Europa, queda una cuestión de la que dependerá el futuro: ¿las nuevas obligaciones, tanto contables como jurídicas, que vinculan en adelante a nuestros Estados solidariamente endeudados, serán suficientes para obligarles a recuperar, de cualquier manera, todo el tiempo perdido?
La respuesta a esta pregunta determinará, por supuesto, la suerte de la última oportunidad que se le brinda a Europa para relanzar, completar y perpetuar su integración, es decir, para afirmarse en la globalización y recuperar la confianza de los europeos.

BOLETÍN DE LA ACADEMIA YUSTE Nº 3. Marzo 2021







Volver al principio