Reflexiones sobre el Brexit

Tras siglos de conflictos y las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, con sus millones de muertos y campos de concentración, unos pocos europeos ilustrados, entre ellos Jean Monnet, lograron convencer a los políticos de que construyeran y desarrollaran una comunidad europea que se convirtió en la Unión Europea. La idea simple, que sigue siendo válida hoy, es que los conflictos pueden resolverse pacíficamente, que somos más eficaces juntos que solos, ya sea en la Organización Mundial del Comercio, en el apoyo a programas de investigación o en la negociación de acuerdos con otros países o áreas económicas. Las delegaciones de poder a nivel europeo se acuerdan libremente. El pueblo tiene voz y poder de codecisión mediante la elección del Parlamento Europeo por sufragio universal.
El interés común europeo es buscado, propuesto y salvaguardado por la Comisión Europea y la ley es respetada por todos con la vigilancia del Tribunal de Justicia Europeo.


Esta Europa es la envidia del mundo y muchos países expresan regularmente su deseo de unirse a este remanso de paz y riqueza.
Sueñan con un poder judicial independiente, con beneficiarse de las políticas estructurales como la Política Agrícola Común, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Fondo Social Europeo que favorece a los países menos desarrollados y con la posibilidad de romper los grilletes nacionalistas respetando el lema europeo: Unidos en la diversidad.


Desde el Tratado de París sobre la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) en 1951 y los Tratados de Roma sobre las Comunidades Europeas en 1957, Europa ha cambiado y evolucionado mucho.


La lucidez dicta que, paradójicamente, el entusiasmo de Europa, con la excepción del periodo en torno a la creación del mercado interior en 1993 bajo la presidencia de Jacques Delors, no existe, mientras que vivimos un periodo clave en el que nuestros valores fundamentales pueden ponerse en tela de juicio. El voto negativo en el referéndum de 2005 sobre el Tratado Constitucional en Francia y los Países Bajos es un ejemplo de ello. El resultado del referéndum de 2016 en el Reino Unido que dio el Sí al Brexit por 51,9% es otro. Es la primera vez que se detiene el movimiento continuo de ampliación. Se trata de un gran revés para el proyecto europeo, ya que el Reino Unido es un país que cuenta en Europa. El diario mexicano El Universal resume bien la situación en un editorial. "Los países miembros de la Unión Europea son una referencia para el mundo occidental por los avances que han realizado en materia de bienestar, derechos humanos y calidad de vida. El diario lamenta que la victoria del bando pro-Brexit amenace la construcción de Europa y haga tambalearse "uno de los modelos más exitosos de integración, en este mundo contemporáneo multipolar donde la construcción de bloques es un intento de consolidar intereses comunes". ¿Cómo se ha llegado a esto?

Cada país tiene su propia historia, cultura, tradiciones y especificidades.
El estado de ánimo británico es particular y está muy arraigado: el de los isleños que consideran que Europa es el continente.


Este país tiene un pasado prestigioso. Fue la primera potencia militar, industrial, comercial y económica del mundo. Dominó los mares desde mediados del siglo XVIII con una impresionante flota militar y comercial, que le permitió evitar invasiones y limitar las consecuencias de los bloqueos económicos. Se benefició de ser el lugar de la primera revolución industrial. Thomas Newcomen inventó la máquina de vapor en 1705, la máquina de tejer mecánica surgió en 1769 y en 1804 se hizo el primer intento de construir una locomotora de vapor. La libra esterlina se convirtió en la moneda internacional en el siglo XIX. Políticamente, en las relaciones exteriores, siempre fue sencillo evitar que otro país dominara Europa: ya fuera España, Francia, Austria, Prusia o Rusia.


El Imperio Británico, en su apogeo en 1922, contaba con 400 millones de personas, una cuarta parte de la población mundial y alrededor de 22% de la masa terrestre del planeta.


El Reino Unido consiguió no ser invadido ni por Napoleón ni por Hitler y fue uno de los grandes vencedores de la Segunda Guerra Mundial en 1945, a la que todos estamos en deuda, pero el país en ese momento estaba agotado, casi en bancarrota, perdiendo parte de su imperio sobre la marcha, viendo mermado su poder a escala internacional, que culminó con el fiasco de la expedición a Suez en 1956.
A partir de ahora, antes del despertar chino, sólo los Estados Unidos y la URSS dominan el mundo y Alemania vuelve a ser poco a poco una gran potencia económica.


Tres características británicas arrojan luz sobre las relaciones entre el Reino Unido y Europa a partir de 1946. La creencia en la superioridad del libre comercio, el rechazo del proteccionismo y las políticas industriales. La relación especial con Estados Unidos. Pragmatismo.


El Reino Unido no creía en absoluto en el éxito de la CECA en 1951 y no apreciaba la reintegración de Alemania. Tras la creación de la CEE en 1957, lanzó la AELC en 1960, que incluía a otros seis países: Dinamarca, Noruega, Suiza, Portugal, Austria y Suecia. Para Jean Monnet: "los británicos respetan los hechos. Si quieren entrar en el mercado común, es porque lo hemos conseguido. La adhesión se vio retrasada por los dos vetos del General de Gaulle en enero de 1963 y noviembre de 1967. El Presidente Georges Pompidou, más anglófilo, desbloqueó la situación y permitió la adhesión el 1 de enero de 1973. Un referéndum celebrado en el Reino Unido en junio de 1975 dio como resultado un voto afirmativo del 67,2% a favor de la permanencia en Europa. Las ambigüedades se mantuvieron, ya que el Reino Unido era reacio a que Europa permitiera a Alemania volver a ser una potencia normal y económicamente fuerte, y a que Europa fuera mucho más que una zona de libre comercio. No está a favor de las distintas instituciones europeas y deplora las políticas comunes de solidaridad financiadas con el presupuesto europeo.

Hay que tener en cuenta que los dos grandes partidos, conservador y laborista, nunca serán unánimes sobre Europa y que sus posiciones evolucionarán con el tiempo. Margaret Thatcher, conservadora, fue inicialmente proeuropea, pero una vez en el poder pidió una rebaja del presupuesto europeo en noviembre de 1979 y la obtuvo en la cumbre de Fontainebleau de mayo de 1984. Se opuso sistemáticamente a cualquier desarrollo federal de Europa y obtuvo una cláusula de exclusión del Tratado de Maastricht en febrero de 1992 para evitar la adhesión a la moneda única. Tampoco firmó el Acuerdo de Schengen sobre la libre circulación de mercancías y personas en 1985. En 1988, pronunció su discurso de Brujas, que consagró su visión de una Europa de Estados nacionales. En 2004, con Tony Blair, el Primer Ministro laborista, que se presentó como amigo de Europa, se impulsó con fuerza la ampliación de Europa a 10 nuevos países. El objetivo es doble: integrar a los países de Europa Central y Oriental y eliminar los obstáculos a la integración en la UE. El país también hará todo lo posible por bloquear cualquier política de defensa y seguridad. La preocupación constante por aparecer como socio privilegiado de Estados Unidos, la lealtad absoluta a la OTAN y el apoyo a la Guerra del Golfo. Durante la crisis económica, David Cameron, primer ministro conservador, rechazó en 2011 un tratado presupuestario que, según él, habría perjudicado a la City.

El pragmatismo británico, esa otra característica, hace maravillas en las instituciones de Bruselas. El cabildeo se lleva a cabo con brío, habilidad y profesionalidad. El Reino Unido se aprovecha de las ampliaciones que imponen la lengua inglesa en detrimento del francés, que resultaba exótico para los nuevos entrantes, a excepción de Rumanía. Promueve su modelo de pensamiento y expresión, que es claro, preciso y directo, y se dota de medios eficaces de control. Trata de colocar a sus hombres o mujeres en todos los niveles relevantes de las direcciones generales de la Comisión Europea con el objetivo de proteger la Ciudad, sus instituciones financieras, sus compañías de seguros, su modelo de pensamiento. Desgraciadamente para ella, una maniobra política interna del Primer Ministro Cameron socavará todos sus éxitos con el referéndum del Brexit. Pensó que obtendría un voto negativo, y obtuvo un voto afirmativo. El Reino Unido se disparó en el pie.

Este resultado fue inesperado. La mayoría de los informes de empresarios, sindicatos, centros de investigación, incluidas las universidades, el Banco de Inglaterra y las cámaras de comercio explicaban que votar por el Brexit sería un error. Una poderosa conspiración antieuropea ha logrado establecerse. Se beneficia del apoyo de la gran mayoría de la prensa popular, del líder del UKIP (Partido de la Independencia del Reino Unido), el brillante orador Nigel Farage, de numerosas redes sociales, algunas de las cuales se benefician de un importante apoyo técnico y financiero de Estados Unidos o Rusia, y de conservadores oportunistas en busca de poder, Boris Johnson es el ejemplo típico, que se unen a los euroescépticos históricos fieles a la línea Thatcher. Surgen de un profundo sentimiento antielitista y anticonceptivo de las clases trabajadoras, de los sentimientos de abandono en las regiones rurales o antiguamente industriales, de la desvinculación presupuestaria y social de los servicios públicos, de la hostilidad de los pescadores, del debilitamiento de las pensiones y del sentimiento general de decadencia. El futuro se ve más sombrío, especialmente para sus hijos. La nostalgia por el pasado glorioso, por el Imperio, es magnificada por la prensa popular, que está muy bien distribuida. No entra en detalles, no hay matices, titulares engañosos: Europa se presenta sistemáticamente como la desgracia, la renuncia al interés nacional, la toma de posesión por tecnócratas europeos y extranjeros. Se dice que los inmigrantes son culpables de la invasión, la sustitución, la toma indebida de puestos de trabajo, incluso se apunta a los polacos blancos y católicos.

¿Qué encontramos?


La votación y los sondeos posteriores indican que la profunda división del país no ha desaparecido. El Brexit cuenta con el apoyo del campo, de los suburbios, de la clase trabajadora, de los de bajo nivel educativo y de los ancianos, de Inglaterra y de Gales. Permanecer: las ciudades, incluyendo Londres, la gente
educados, muchos de los líderes de las grandes empresas, Escocia, Irlanda del Norte, los jóvenes.

En Londres, hubo grandes manifestaciones en todo el país con miles de banderas europeas.


No se ha producido ningún efecto dominó, al contrario, el Brexit sigue apareciendo para otros estados miembros como un repulsor. La opinión pública no está a favor. En particular, no quieren perder la financiación europea. También hay una mejor percepción de Europa por parte de los ciudadanos europeos.


Se están produciendo avances significativos impensables con la presencia del Reino Unido, como el plan de recuperación excepcional de 750.000 millones decidido el 21 de julio de 2020 por los Jefes de Estado y de Gobierno para superar la crisis de la co...


Las otras dificultades previstas están ahí, a pesar del acuerdo post-Brexit: el Reino Unido no parece querer respetar sus compromisos sobre Irlanda del Norte y está en marcha una prueba de fuerza con Europa.


Las empresas británicas, especialmente las PYMES que exportan a la UE, están sufriendo el coste de los trámites aduaneros. El centro financiero de Londres está debilitado. Escocia, que quiere permanecer en el mercado único europeo, quiere un nuevo referéndum sobre la salida del Reino Unido.

Desde el punto de vista político, Keir Starmer, el líder laborista proeuropeo, sustituyó a Jeremy Corbyn, que había hecho una campaña muy poco entusiasta durante el referéndum.

El primer ministro Boris Johnson sigue siendo tan imprevisible como siempre. Hace hincapié en la Gran Bretaña global, en la importancia de la región Indo-Pacífica y en el aumento del número de cabezas nucleares. Quiere dar una promesa al presidente Biden, pero éste no ha olvidado que apoyó a Trump. Sin embargo, todavía se necesitará tiempo para juzgar con la necesaria retrospectiva la situación real del Reino Unido, su posicionamiento, su influencia a nivel internacional y para evaluar el estado de su economía.


Es de esperar y alentar que la opinión británica madure para favorecer el regreso del Reino Unido a la Unión Europea a su debido tiempo, con la ambición de ayudar al surgimiento de una verdadera potencia europea.

BOLETÍN DE LA ACADEMIA DE YUST No. 6 Junio 2021

Volver al principio